Inicio » Ciática: Lo que debes saber

Ciática: Lo que debes saber

Si te ha pasado alguna vez, lo recordarás, ya que la ciática se presenta como un dolor intenso, que empieza en la base de la espalda y llega a bajar por la pierna hasta el pie.
No es una enfermedad, sino un síntoma de algo más.

Por ABIGAIL CAMPOS

Ciática

Formulario de valoración inicial ciática y hernia discal

Rellene las preguntas de nuestro formulario y recibirá una valoración inicial sobre su dolencia.

El nervio ciático es un gran tronco nervioso que se forma de las raíces luibosacras de la médula espinal (para situarnos mejor, a la altura de la pelvis).

Su función es proporcionar la sensibilidad y la fuerza a una extensa zona del miembro inferior, que abarca la cara posterior de nalga, muslo y pantorrilla, parte de la cara anterior de la pierna y todo el pie.

Está formado por nervios que pueden ser de naturaleza motora (es decir, estimulan la fuerza muscular) o sensitiva (recogen la sensibilidad de todos los tejidos y sobre todo la piel).

¡CÓMO DUELE!

De modo genérico, denominamos ciática a un dolor tipo calambre que se extiende por la pierna y en muchas ocasiones también afecta a la zona lumbar.

Es decir, como este nervio es tan grande, cuando está afectado puede doler en toda su extensión o solo en una parte.
Es intenso, incómodo y tan fuerte que para algunas personas resulta incapacitante.
Dependiendo de cuál sea la causa, a veces no mejora ni aunque tomemos medicamentos.

HERNIA DISCAL

Existen muchas causas posibles capaces de irritar el nervio ciático o comprimirlo, pero la más frecuente con diferencia es la compresión por hernia discal lumbar.

«Los discos intervertebrales, que separan una vértebra de otra y que son de consistencia blanda en su zona central, en ocasiones fracasan dejando salir su núcleo fuera, generalmente hacia el canal por el que discurre la médula, comprimiéndola a esta, o bien a algunas de las raíces nerviosas que más tarde forman el nervio ciático», explica el doctor Ricardo Casal Cirujano, experto en Cirugía Abierta y Artroscópica y de Miembro Inferior, y experto de Doctoralia.es.

En mayores pese a ser la más frecuente, la hernia de disco vertebral no es la única causa de la ciática.

En personas mayores, por ejemplo, puede deberse a lo que se llama estenosis del canal lumbar, la médula espinal está protegida por el canal óseo que forman las vértebras, y con el tiempo este canal puede estrecharse debido a la artrosis principalmente.

La región lumbar, es decir, la parte más baja de la espalda, suele ser la zona más afectada y se produce ciática al comprimirse las raíces nervosas.

«En este caso la ciática puede ocurrir a la vez en los dos lados del cuerpo, y su principal característica es que aparezca un dolor progresivo mientras se camina, que desaparece poco después de sentarse o inclinarse hacia delante», detalla José Santos, secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid. (cfisiomad.org)

OTRAS CAUSAS

Fracturas y tumores pueden también estar detrás del dolor del nervio ciático, e incluso hay otras causas menos frecuentes como el llamado síndrome del músculo piriforme, que se inserta en la pelvis y en el fémur, de forma que cuando se contrae acerca la pierna.

Lo habitual es que el nervio ciático pase por debajo de este músculo, pero hay personas en las que el nervio lo atraviesa (aproximadamente el 10 % de la población).

«Se pueden formar contracturas en el músculo piriforme que compriman el nervio ciático; esto sucede principalmente después de lesiones que limitan el caminar», explica Santos.

Si has tenido hijos, también es posible que padecieras este dolor cuando estabas embarazada. Durante la gestación, el útero comprime órganos internos de la pelvis esto provoca contracturas musculares que favorecen la ciática.

AL MÉDICO

El diagnóstico de la ciática es clínico, por el tipo de dolor que describe quien lo sufre y por sus antecedentes.

El médico hará una exploración física detallada que incluye varias maniobras. En la más determinante (maniobra de Laségue), el paciente se tumba boca arriba y eleva la pierna extendida del lado afectado.
(cuando el dolor aumenta antes de elevarse más de 60º  indica que se debe al nervio ciático, (que se estira al realizar esta maniobra).

Esta y otras exploraciones permitirán conocer la gravedad del caso concreto, y si existen signos de emergencia que incluso puedan obligar a una cirugía urgente.

Por último, el médico también puede pedir una resonancia magnética para confirmar si hay una lesión discal y de qué características es.

RECUPERACIÓN

No hay un plazo fijo para curarse de una ciática, pero en los casos leves pueden ser varias semanas.

«La mayoría de los cuadros de ciática, por la baja intensidad de sus síntomas o bien por la corta duración hasta que comienza a mejorar, permiten realizar un tratamiento conservador con medicación y reposo», apunta el doctor Casal Grau.

En los casos de intenso dolor o en los que aparecen síntomas de alarma como falta de fuerza en determinados grupos musculares o incontinencia, se opta generalmente por la cirugía que, con los nuevos avances médicos, cada vez es menos invasiva.

«Las decisiones terapéuticas en torno a los cuadros de ciática son extremadamente delicadas y dependen de numerosos factores que solamente el cirujano de columna valora correctamente», concluye el cirujano.

CÓMO DEBEMOS PREVENIR

Para evitar la ciática es importante mantenerse en el índice de masa corporal adecuado a la edad y estatura, hacer ejercicios que fortalezcan la espalda (natación, tenis, caminar diariamente) y el abdomen.

Intentar no estar sentado por tiempo prolongado y evitar traumas en la zona lumbar, glúteos o pelvis. Es fundamental tener una buena higiene postura!: por ejemplo, evitar agacharse doblando la espalda y tratar de hacerlo flexionando las rodillas con la espalda erguida.

Tampoco es aconsejable cargar grandes pesos y adoptar malas posturas si vas a estar muchas horas sentada en el trabajo o realizando en cualquier otra actividad (como conducir o estudiar).

En el escritorio, la silla debe ser adecuada para recoger la zona lumbar Otra idea es utilizar un cojín que ayude a que esa zona repose. Intenta también adoptar una buena postura al dormir

Si padeces con frecuencia este dolor, es importante que un especialista identifique cuál es problema de fondo para evitarlo.

Solicite cita o más información a través de nuestro de formulario de contacto, teléfono o WhatsApp.

Nuestros profesionales pasan consulta en Madrid, Valencia, Valladolid y Santa Cruz de Tenerife.

También puede ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro formulario de contacto o nuestras redes como Facebook o LinkedIn.

Fuente original: Revista Mia Semana del 6 al 12 de septiembre de 2017.

revista Mia Portada

Deje un comentario